Toda empresa, en algún momento, se ha enfrentado al hecho que un trabajador no se presenta a laborar, sin expresar ninguna justificación. En muchos casos, esa ausencia del trabajador termina en una demanda laboral reclamando indemnización por despido injustificado.
El artículo 50 No. 12 del Código de Trabajo, establece que el contrato individual de trabajo termina, por la ausencia injustificada del trabajador por más de dos días consecutivos, o por tres medios días, no consecutivos en el mismo mes calendario.
Diversa jurisprudencia, ha sostenido que existe una diferencia marcada entre el Abandono de Trabajo y las Ausencias Injustificadas.
En síntesis, la jurisprudencia establece que es ABANDONO DE TRABAJO, cuando el trabajador, mediante una decisión propia, se retira de su puesto de trabajo, sin tener la intención de volver a trabajar. Los jueces entienden, que el elemento fundamental, es la voluntad del trabajador de romper el vínculo laboral a través de su ausencia.
En el caso de las ausencias injustificadas, los jueces sostienen que es el patrono quien decide terminar el contrato, pero que el trabajador, no obstante haberse ausentado por más de dos días consecutivos sin ninguna justificación, decide en algún momento, volver al trabajo para el solo efecto de que el patrono le comunique el despido.
El Código de Trabajo, respecto al ABANDONO, establece en el artículo 32 No. 1, que esta prohibido al trabajador ABANDONAR las labores durante la jornada de trabajo sin causa justificada o licencia del patrono o jefes inmediatos.
A criterio del suscrito, es esta la verdadera figura del abandono, y solo puede alegarse como causal de terminación del contrato de trabajo sin responsabilidad patronal, de conformidad con el Art. 50 No. 19 C.T., si el trabajador ha sido amonestado dentro de los seis meses anterior a la terminación, POR MEDIO DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE INSPECCIÓN DE TRABAJO.
No obstante, siguiendo las líneas jurisprudenciales, es importante tener en cuenta que, si un trabajador se retira y no vuelve, debe considerarse ABANDONO, pero si en algún momento regresa, se deberá considerar AUSENCIA INJUSTIFICADA.
En todo caso, abandono o ausencia, deben ser documentadas por la empresa, mediante los correspondientes reportes de asistencia, preferentemente individualizados mediante notas o memos, en los que los jefes inmediatos reportes tales abandonos o ausencias, al departamento de Recursos Humanos o a quien haga esta función.